Equitación Terapéutica

Article5

En la equitación terapéutica no es el entrenamiento ecuestre lo más importante, sino las específicas necesidades individuales de cada persona. A través del contacto con el caballo, es posible lograr un desarrollo favorable de la conducta y de la percepción. La equitación terapéutica es un método holístico, en el que el caballo responde a nuestras sensaciones, emociones y al cuerpo de igual manera.

La equitación terapéutica puede mostrar diferentes caminos:

  • Desarrollar la confianza y establecer un contacto.
  • Ser consciente de su propio cuerpo para experimentar y aprender nuevos patronos de movimiento.
  • Para desarrollar la autoestima y la responsabilidad
  • Liberar la tensión, sentir el calor, la seguridad y encontrar el equilibrio.

¿Para quién es la equitación terapéutica?

Básicamente, la equitación terapéutica es para todas las personas que quieren aprender equitación y la interacción con los caballos, sin presión. El contacto con los caballos y la equitación se vuelven un hobby motivador para los niños, que es divertido y les mejora la autoestima, y ellos lo perciben menos como una terapia.

Es especialmente adecuada para niños, jóvenes y adultos con:

  • Irregularidades en la conducta, en particular en la integración social y en la comunicación
  • Dificultades motoras
  • Perturbaciones en el ámbito de la percepción sensorial
  • Dificultades de concentración y de aprendizaje

Un requisito para una base de confianza es conocer al caballo en su entorno. Por lo tanto, para mí es muy importante transmitir todo lo relacionado con el caballo, como el aseo, la alimentación y el cuidado del animal. Además de la equitación propiamente dicha, el trato con los caballos ofrece una amplia variedad de enfoques y es por tanto un componente importante de las unidades de tratamiento terapéutico.

Dieser Post ist auch verfügbar auf: Alemán